Yo no soy Julen Iturbe-Ormaetxe

Creía que estaba bastante claro, pero parece ser que no lo suficiente. No es que Julen no sea un tipo genial, pero seguro que a mi madre no le gustaría que fuera diciendo por ahí que soy otra persona en lugar de su hijo 🙂

Alguno dirá que me estoy volviendo loco, pero todo tiene una explicación. A través de un trackback en mi anterior entrada, me entero de que existe un blog llamado «Blog para Polo Garaia» en el que se publica una entrada cuyo título es «Queja de un visitante a Polo Garaia» en la que se dice que Julen Iturbe-Ormaetxe se queja de que no es posible cargar la batería de su portátil.

Ignoro si Julen ha pasado por el Polo Garaia con su portatil (del que a buen seguro no podrá cargar la batería en la sala de conferencias), pero me temo que quien se quejaba era yo (Iñaki Arenaza) y no el bueno de Julen.

Así que lo dicho: yo no soy Julen Iturbe-Ormaetxe.

Saludos. Iñaki.

Polo de ¿innovación? Garaia

Me sienta mal tener que escribir esto, porque hasta cierto punto es tirar piedras contra mi propio tejado, pero tengo que ponerlo en algún sitio, para ver si a futuro nos vamos dando cuenta de estas cosas y las vamos haciendo mejor.

Esta mañana he estado, por primera vez, en el polo de innovación Garaia. Era para asistir a un evento organizado por Ategi y Microsoft. La sala del evento está completamente equipada para este tipo de ocasiones. No podía ser de otra manera: el edificio se inauguró hace pocos meses. Incluso tiene Wi-Fi. Con cobertura de la buena. En serio Julen.

Pero el ‘patio de butacas’ sigue siendo un patio de butacas 1.0. Ni un sólo enchufe a la vista, salvo en la zona de los ponentes (como es habitual). Resultado: no he podido usar ni la Wi-Fi ni el ordenador, ya que la batería de mi portatil estaba bajo mínimos (por mi mala cabeza ya que olvidé revisar el estado de la batería la noche anterior y ponerla a cargar). Y antes de que alguno mencione el hecho de que a estos eventos no se va a internetear ni a chatear, me gustaría que me respondiera si también habría que poner inhibidores de teléfonos móviles (porque tampoco se va a hablar por teléfono).

El caso es que además de leer el correo electrónico (estaba esperando un mensaje imporante), me hubiera encantado poder tomar las notas directamente en el ordenador y habérselas enviado al resto de compañeros del departamento interesados en lo que se contaba en el evento pero que no habían podido ir.

Resultado: notas en papel que tendré que pasar al ordenador, correo importante sin leer hasta algunas horas después y mala leche generada que ha hecho que este post vea la luz.

En resumen, y por si alguien con responsabilidad en estos temas lo lee alguna vez: los portatiles tienen baterías con duración limitada (y más aún si tienes que usar la Wi-Fi). Si quieres que la gente a la que invitas a tus instalaciones los pueda usar, pon enchufes fácilmente accesibles en las zonas en cuestión.

Saludos. Iñaki.